3/10/09

Madrid 2017...


Son casi las 2 de la mañana: A estas horas, mientras en Brasil festejan (seguramente a golpe de samba) el triunfo de Río, en Madrid los servicios de limpieza municipal terminan de recoger los restos y desperdicios de la muchedumbre convocada para actuar como un enorme generador de energía positiva, proyectada hacia Dinamarca para garantizarnos la victoria... Si en 2012 es el turno de Londres y París, Berlín y Roma aspiran a disfrutar del pelotazo especulativolímpico en 2020, estaba claro que las posibilidades de Madrid 2016 eran ínfimas... Una cosa es que tengamos subyugado a más de medio mundo, sumiéndolos en la pobreza con un sistema financiero diseñado para drenar los recursos de nuestras antiguas colonias, y otra muy distinta que acaparemos descaradamente el derecho a ser depositarios de los valores olímpicos.


Ni los esfuerzos de nuestro campechano y dipsómano monarca, apoyado por el matrimonio Gallardón-Aguirre, ni el atrevido y talantoso, que no talentoso, discurso de nuestro presidente defendiendo que ÉL cree en África y demás lindezas (al menos hay que agradecerle que no trajese a esas dos lagarteranas punk que tiene por retoños), ni el sabio cóctel de la élite del deporte nacional aderezada con unas gotas de paraolimpismo, han hecho mella en el pétreo jurado del COI, convenciéndolo de las virtudes de la propuesta madrileña... Una vez más, las casas de apuestas online han sido el mejor oráculo.


Llámenme raro, cenizo, antipatriota o cualquier otra lindeza... Pero nunca comparto ese entusiasmo que se despierta entre los españoles cuando participamos en cualquier evento deportivo internacional. Creo que ese fervor irracional que nos embriaga, haciéndonos creer que somos imbatibles, y el profundo desánimo en el que nos sumimos cuando la realidad nos abofetea, obligándonos a poner la otra mejilla, definen mejor al pueblo español que todos los personajes de El Quijote.




Pd. Por mí, cuanto menos pan y circo nos distraigan de los verdaderos problemas, mejor... Tan sólo me quita el sueño pensar en qué va a pasar con los niños de la calle en Río, cuando su presencia resulte molesta para los turistas y unas autoridades que ya, a estas alturas, han descubierto que es más barato asesinarlos que reinsertarlos o proporcionarles un futuro.

1 comentario:

opoton dijo...

Jajajaja el video genial...
Tus comentarios sobre las Olimpiadas... bueno.. como yo las disfruté en BCN, aunque las padecí los 6 años anteriores, pues eso que... ¡Que mala suerte!